El vínculo entre la depresión y los dolores de cabeza

Los trastornos del dolor de cabeza y la depresión son muy comunes entre la población, y las investigaciones muestran que están estrechamente relacionados.

Las personas que tienen un trastorno de dolor de cabeza tienen un mayor riesgo de sufrir depresión. Además, pueden experimentar síntomas de migraña debido a una depresión subyacente.

Un trastorno de dolor de cabeza crónico puede alterar la vida diaria y causar estrés, ansiedad y provocar depresión. El tratamiento de una afección también puede ayudar a mejorar la otra afección.

Causas de la depresión

Una persona con depresión puede experimentar dolores de cabeza como síntoma.

La depresión es una condición compleja. La causa más probable es una combinación de diferentes factores, incluidos los genes, la biología y el entorno de una persona.

Los médicos clasifican los trastornos del dolor de cabeza como primarios o secundarios. Los trastornos primarios de cefalea son más comunes.

Los trastornos primarios de cefalea incluyen migraña, cefalea tensional y cefalea en racimos.

Los trastornos secundarios del dolor de cabeza pueden ser el resultado de una lesión en la cabeza, presión arterial alta o una infección.

Trastornos del dolor de cabeza y salud mental

Los trastornos del dolor de cabeza son comunes entre la población, pero especialmente comunes en personas que tienen depresión, ansiedad o ambas.

Muchas personas que experimentan migraña también tienen más probabilidades de tener depresión o ansiedad. El dolor crónico y el estrés que causa la migraña pueden provocar problemas de salud mental.

Existen desequilibrios específicos con sustancias químicas llamadas serotonina y dopamina que pueden ser la base de la depresión y la migraña. Sin embargo, los investigadores aún necesitan explorar la conexión específica entre los dos.

Dolor de cabeza y sueño

La depresión puede dificultar el sueño. La falta de sueño puede desencadenar un dolor de cabeza y reducir el umbral de dolor de una persona. La falta de sueño puede causar dolores de cabeza más frecuentes o más dolorosos.

Tanto las migrañas como las cefaleas tensionales pueden afectar el sueño. La investigación de 2017 sugiere que hasta el 50% de las personas que tienen migrañas o dolores de cabeza tensionales también padecen insomnio.

Sentirse muy cansado puede causar un estado de ánimo bajo y empeorar los síntomas de la depresión.

Deshidración

La depresión puede reducir la energía, la motivación y el apetito. Puede ser más difícil comer bien o beber suficientes líquidos. Cuando alguien está deshidratado, significa que no tiene suficientes líquidos en su cuerpo.

La deshidratación puede desencadenar dolores de cabeza. Es importante beber suficiente agua todos los días para evitar que se produzcan dolores de cabeza.

Estrés emocional

La depresión y el estrés pueden alterar significativamente la vida de una persona.

Los síntomas de la depresión pueden incluir dificultad para concentrarse, sentimientos de culpa, pérdida de interés en pasatiempos y dificultad para trabajar o socializar.

Estos síntomas pueden provocar estrés, preocupación y ansiedad que, a su vez, pueden provocar dolores de cabeza más frecuentes.

Medicamento

Una causa común de migraña crónica es el dolor de cabeza por uso excesivo de medicamentos.

Tomar analgésicos con regularidad para las migrañas o los dolores de cabeza tensionales puede provocar dolores de cabeza que duran días seguidos.

Las personas deben tratar de evitar el uso de analgésicos más de 2 días a la semana. Si alguien usa estos medicamentos con más frecuencia, es posible que desee hablar con su médico sobre una alternativa preventiva.

Migraña

La migraña también puede provocar depresión. La migraña es una enfermedad crónica que puede causar dolor continuo y alteraciones en la vida diaria.

La migraña puede dificultar la planificación y una persona puede preocuparse por perderse un evento importante o no poder trabajar.

La migraña también puede causar cansancio y pérdida del apetito.

Todos estos elementos de la migraña pueden ser factores de riesgo de depresión.

Los síntomas de la depresión

Los síntomas de la depresión varían de una persona a otra. Muchos de nosotros podemos sentirnos pesimistas, pero un diagnóstico de depresión debe cumplir con criterios específicos.

Los síntomas de la depresión duran semanas o meses y obstaculizan las actividades cotidianas, como el trabajo o los pasatiempos.

La depresión puede tener síntomas mentales, físicos y sociales. Para algunas personas, un dolor de cabeza puede indicar el comienzo de un episodio depresivo.

Hay muchos tipos diferentes de dolor de cabeza. Algunos tipos son:

  • Dolor de cabeza tensional que causa un dolor sordo, con cuello o cuero cabelludo apretado. El estrés es una causa común.
  • La migraña es una afección médica que causa un dolor de cabeza punzante. Otros síntomas pueden incluir náuseas, vómitos, sensibilidad al sonido y sensibilidad a la luz.
  • El dolor de cabeza en racimo causa un dolor severo en un lado de la cabeza, que dura hasta 3 horas. Los ataques de dolor de cabeza ocurren repetidamente durante semanas y tienen un ciclo en épocas específicas del año. La cefalea en racimo también se denomina “cefalea suicida” debido a pensamientos suicidas que pueden surgir durante un ciclo de ataque de cefalea.

La ubicación del dolor, la duración de un dolor de cabeza y cualquier otro síntoma pueden ayudar al médico a diagnosticarlo. Los diferentes tipos de dolores de cabeza pueden necesitar diferentes tratamientos.

Tratamiento de la depresión y el dolor de cabeza.

Si una persona tiene depresión y dolor de cabeza, es importante tratar ambos. Los tratamientos variarán de una persona a otra.

La mayoría de las personas se benefician de la psicoterapia, la medicación o una combinación de ambos. Los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a apoyar la recuperación.

El tratamiento de los dolores de cabeza leves a moderados implica reposo, líquidos y analgésicos de venta libre.

La migraña es un trastorno de dolor de cabeza severo que actualmente no tiene cura.

Los tratamientos preventivos y de rescate más el apoyo de un psiquiatra y un psicólogo pueden ayudar a tratar tanto la depresión como los dolores de cabeza.

La terapia cognitivo-conductual (TCC), la biorretroalimentación y la relajación son algunos tratamientos que pueden ayudar tanto con la depresión como con los dolores de cabeza.

La terapia de biorretroalimentación es cuando una persona se conecta a una máquina que responde a cambios en el cuerpo, como la frecuencia cardíaca o la respiración. La técnica puede ayudar a controlar el estrés, la ansiedad o la tensión muscular.

La terapia de biorretroalimentación puede ayudar a una persona a comprender qué desencadena sus dolores de cabeza y cómo reacciona el cuerpo.

Luego, una persona puede aprender técnicas para ayudar a controlar estas reacciones, como relajar los músculos. Los médicos suelen utilizar esta forma de terapia junto con la medicación.

Algunos medicamentos pueden tratar tanto la depresión como la migraña.

Prevención

Comprender los desencadenantes del dolor de cabeza puede ayudar a prevenirlos. Una persona debe tomar notas sobre cada dolor de cabeza, cuándo ocurre, cómo se siente, cuánto dura y cualquier patrón que se repita.

Quizás un dolor de cabeza ocurre durante un episodio depresivo cuando una persona no ha dormido bien. Del mismo modo, puede haber un fuerte vínculo con el estrés en el trabajo.

Cualquier observación puede ayudar a alguien a identificar desencadenantes específicos y ayudar al médico a recomendar un tratamiento.

También puede ser beneficioso mantener un horario regular para acostarse y levantarse por la mañana. Beber muchos líquidos durante el día también ayuda a que la persona se sienta bien.

Es posible que no siempre sea posible limitar el estrés, pero algunas cosas pueden ayudar a controlar el estrés, que incluyen:

  • ejercitarse
  • salir a tomar aire fresco
  • usar métodos de relajación, como ejercicios de respiración o yoga
  • hablando con amigos o familiares
  • aceptar lo que una persona no puede cambiar

Cuando ver a un doctor

Una persona debe consultar a un médico si tiene síntomas de depresión durante 2 semanas o si surgen pensamientos de autolesión o daño a otra persona.

Existen vínculos entre la depresión, la ansiedad y los trastornos por dolor de cabeza. Buscar ayuda para estas afecciones juntas puede ser más eficaz que tratar de tratar cada afección por separado.

Conocer el historial médico completo de una persona puede ayudar a un médico a ofrecer el apoyo adecuado.

Resumen

El dolor de cabeza puede ser un síntoma de depresión o una afección separada. La migraña puede causar estrés y trastornos y empeorar la depresión. Buscar ayuda y apoyo para los dolores de cabeza y la depresión puede ayudar a una persona a encontrar el tratamiento adecuado para ambos.

Conocer los factores desencadenantes individuales de los dolores de cabeza puede ayudar a prevenirlos. Algunos cambios en el estilo de vida pueden ser útiles junto con los tratamientos médicos, como los medicamentos preventivos y la terapia de biorretroalimentación.

.

Saber más

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *