Las mejores rutinas de cuidado de la piel para hombres

La piel de cada persona es diferente y puede beneficiarse de una rutina de cuidado de la piel personalizada. La piel masculina suele ser más grasa, más peluda y más gruesa, por lo que ciertas prácticas y productos pueden ser más útiles. Algunas rutinas también pueden abordar las necesidades de la piel de cada persona.

Este artículo explica cómo un hombre puede desarrollar una rutina para cuidar su tipo de piel.

Determinar el tipo de piel

La piel varía de una persona a otra. Diferentes factores pueden hacer que la piel esté más seca, grasa o más propensa al acné. Según la Academia Estadounidense de Dermatología (AAD), existen 5 tipos de piel:

  • La piel normal, que generalmente está libre de imperfecciones y grasa, no es sensible a los productos que contienen tintes u otras fragancias.
  • Piel grasa, que aparece grasosa o brillante.
  • Piel seca, áspera, que pica o se descama.
  • Pieles mixtas, en las que algunas zonas están secas y otras grasas.
  • Piel sensible, que puede reaccionar a ciertos productos y causar sensación de ardor, picazón o escozor.

La apariencia, el tacto y la sensibilidad son formas fáciles para que las personas identifiquen su tipo de piel y sigan una rutina que les funcione mejor.

Rutina básica de cuidado de la piel

Para cuidar adecuadamente su piel, una persona debe seguir esta rutina básica:

  • lavar a diario
  • afeitarse el cabello
  • aplicar crema hidratante para la piel
  • aplicar protector solar
  • revisar la piel con regularidad

La AAD sugiere que las personas elijan productos según su tipo de piel. También hacen recomendaciones generales, como el uso de productos sin aceite y no comedogénicos. Los artículos no comedogénicos generalmente no causarán poros obstruidos que puedan provocar acné.

Lavar la piel a diario

Cualquier buena rutina suele comenzar y terminar con el lavado de la piel. Esta acción incluye la limpieza de la cara por la mañana, por la noche y después de hacer ejercicio o sudar. Una persona debe usar jabones suaves que no contengan aceites u otros ingredientes que puedan obstruir los poros.

Afeitarse el cabello

Es posible que afeitarse la cara y otras áreas del cuerpo no sea una rutina diaria para todas las personas. Sin embargo, cuando las personas se afeitan el cabello, la AAD recomienda no estirar la piel. También sugieren:

  • humedecer la piel con agua
  • aplicando una crema de afeitar hidratante
  • afeitarse en la misma dirección que el crecimiento del cabello
  • enjuagar mientras se afeita
  • cambiar la hoja de afeitar cada 5 a 7 veces

Después del afeitado, una persona debe enjuagar cualquier crema de afeitar de su cara. También deben aplicar una pomada o crema hidratante.

Aplicar crema hidratante para la piel

La piel hidratada es importante para la salud y apariencia general de la piel, ya que puede ayudar a reducir la grasa y la sequedad. Esta acción también puede ayudar a minimizar la aparición de imperfecciones en la piel.

El Centro Médico de la Universidad de Tennessee recomienda aplicar humectante para la piel en las manos después de cada lavado. También sugieren los siguientes consejos para ayudar a mantener la piel húmeda:

  • evitando duchas calientes y prolongadas
  • usando un humidificador
  • solo usando jabones suaves
  • Secar la piel con palmaditas después del lavado.
  • bebiendo mucha agua

Aplicar protector solar en la piel.

La Skin Cancer Foundation recomienda usar protector solar todos los días al menos 30 minutos antes de salir. También debe usar protector solar los días nublados, ya que los rayos ultravioleta del sol aún pueden llegar a la superficie de la Tierra. También sugieren aplicar protector solar en todo el cuerpo, que cubre a una persona si se cambia de ropa o se quita la ropa.

El Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS) recomienda que las personas usen un protector solar con un factor de protección solar (SPF) de al menos SPF 30. Esta recomendación se aplica incluso a las personas que pasan la mayor parte del tiempo en interiores o dentro de vehículos, ya que los rayos del sol pueden todavía penetran las ventanas.

Las personas que pasan más tiempo al aire libre deberían considerar los protectores solares con un FPS más fuerte.

Revise la piel con regularidad

Los dermatólogos recomiendan que las personas sin antecedentes familiares o personales de cáncer de piel se sometan a un examen de la piel de todo el cuerpo una vez al año.

Las personas con antecedentes personales de cáncer de piel deben consultar a un dermatólogo cada 3 a 4 meses para un chequeo. Aquellos con antecedentes familiares de esta enfermedad deben consultar a un profesional del cuidado de la piel cada 6 meses.

Las personas con mayor riesgo de cáncer de piel también deben examinarse la piel una vez al mes en una habitación bien iluminada.

Como la piel de cada persona es diferente, estas recomendaciones pueden variar según la persona y su historial. Consulte con un dermatólogo para discutir un plan de cuidado individual.

Las cosas que debe buscar en la piel incluyen:

  • manchas en la piel
  • crecimientos parecidos a verrugas
  • un parche en la piel escamoso o rojo que podría sangrar o formar una costra
  • llagas que no sanan después de varias semanas
  • un lunar con formas o colores irregulares
  • un lunar que cambia de forma, color o tamaño

Rutina de cuidado para pieles grasas o con tendencia acneica

La piel grasa se ve brillante y generalmente se siente grasosa. Las personas que viven con este tipo de piel deben buscar productos sin aceite que no obstruyan los poros. También deben hidratar la piel para ayudar a evitar que se forme demasiado aceite.

Es posible que las personas con piel propensa al acné quieran agregar medicamentos o ungüentos para el acné a su rutina habitual de cuidado de la piel, que pueden realizar por las mañanas, las noches o ambos.

La AAD recomienda que las personas sigan los siguientes pasos para tratar la piel propensa al acné:

  • Evite frotar la piel con toallitas abrasivas.
  • no reviente ni rasque el acné
  • evitar tocarse la cara
  • use las yemas de los dedos para aplicar limpiadores de piel
  • lavar el cabello con regularidad
  • Evite la exposición directa al sol o las camas solares.

Rutina de cuidados para pieles secas o sensibles

Una persona con piel sensible debe prestar mucha atención a los productos para la piel que utiliza.

Muchos de estos productos contienen tintes, fragancias u otros ingredientes que pueden irritar la piel. La AAD recomienda a las personas con piel sensible que revisen los productos que afirman no tener fragancias, ya que otros ingredientes pueden causar irritación.

Para la piel seca, una persona debe asegurarse de hidratar la piel con regularidad. También es posible que deban realizar pasos adicionales, como:

  • evitando el agua caliente al lavar
  • usando jabones humectantes
  • Secar la piel con palmaditas
  • usando un humidificador
  • beber muchos líquidos

Rutina de cuidado para pieles mixtas

Puede ser difícil para las personas con piel mixta controlar los síntomas de la piel tanto grasa como seca.

Las personas deben probar estrategias de rutinas para pieles grasas y secas. Luego, vea qué funciona mejor para la piel.

Rutina de cuidado para pieles mayores

El Instituto Nacional sobre el Envejecimiento recomienda que los adultos mayores tomen medidas adicionales en sus rutinas para ayudar a minimizar los efectos del envejecimiento. Estos pasos incluyen:

  • usando un humidificador
  • tomando menos baños
  • usar humectantes para la piel
  • hablar con un médico sobre cualquier hematoma duradero en la piel
  • evitar o reducir fumar tabaco
  • limitar la exposición al sol y usar bloqueador solar y ropa que cubra el cuerpo
  • usando productos efectivos para tratar las arrugas en la piel

¿Cuándo necesitas ver a un médico?

Una persona debe hablar con su médico si nota algún signo de cáncer de piel. Estos signos incluyen lunares que cambian rápidamente de color o forma, o llagas que no sanan.

Una persona debe hablar con su médico si tiene la piel crónicamente grasa, seca o propensa al acné. Los médicos recomendarán cambios en la rutina del cuidado de la piel o en los productos habituales. Los médicos también pueden recetar cremas o ungüentos medicinales para ayudar a tratar una afección subyacente.

Resumen

Las rutinas de cuidado de la piel pueden variar según el tipo de piel de la persona, pero deben incluir lavado regular, humectación, afeitado, uso de protector solar y controles minuciosos de la piel.

Seguir una rutina regular puede ayudar a garantizar que las personas cuiden su piel de la mejor manera.

Saber más

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *